Pierden 3.1 millones de mexicanos vínculo laboral