La respuesta a las comunidades desplazadas por el narco, como las serranas de Guerrero, es aguanten, digan guacala tardaremos de tres a seis años, en recomponer la situación, pero no hay estrategia, y demorará, si acaso, una generación en resolver este problema, dice Riva Palacio