Las relaciones que construyó Rosario Robles con la familia Cárdenas Solórzano en los 90, y que la llevaron a convertirse en la jefa de gobierno de la capital del país, dice Mario Maldonado en EL UNIVERSAL, podrían explicar por qué ella, y no sus colaboradores, es la que duerme en una celda carcelaria.