La cacería de los peñistas ha empezado “con la ley en la mano”, dice Salvador García Soto. “Los peñistas, en un intento de salvarse de la acción de la justicia, han empezado a acusarse unos a otros y acusar varios de ellos al jefe político del grupo: El expresidente Enrique Peña Nieto”.