“El gobierno no tiene dinero para jeringas ni para frenar los secuestros, pero sí lo tiene para inundar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, con tal de que no quede huella de la que sería la mayor obra de infraestructura del país”, dice Pablo Hiriart. “Puro hígado. Cero racionalidad económica ni visión de desarrollo”.